Columna

Tiempos de ansiedad y turbulencia

Por Enrique Quintana

La economía frecuentemente se resiste a ajustarse a los modelos, menos aún en una situación de turbulencia como la que viven hoy los mercados financieros.

Da sorpresas y hace quedar mal hasta a los más connotados expertos.

En coyunturas como la actual, los juicios de los especialistas tienden a polarizarse.

Hay quienes valoran la capacidad de predecir el futuro que tienen los indicadores financieros. Y ahora ven en Estados Unidos una recesión en el horizonte.

Ponderan lo que significa la llamada “curva invertida”, en la que los instrumentos de corto plazo pagan más que los de largo, o los indicadores que cuantifican estas diferencias, como el que –por ejemplo– calcula el Banco de la Reserva Federal de New York, se toman como indicios claros de que hay una recesión en el horizonte en algún momento de los siguientes 12 meses y a más tardar antes del fin de 2020.

Seguir leyendo…