Columna

¿Por qué Mikel Arriola?

Tienen razón quienes preguntan sobre la poca experiencia política del aún director del IMSS.

Resulta razonable la duda de aquellos que cuestionan la poca o nula popularidad de Mikel Arriola y las pocas posibilidades electorales que podría tener frente a Claudia Sheinbaum en la competencia por la capital del país.

Incluso es fundado el escepticismo de quienes preguntan sobre la suerte de un partido, como el PRI, en manos de un servidor público excepcional, deportista consumado y sin experiencia político-electoral, y al que pretenden llevar al terreno de buscar el voto ciudadano.

Sin embargo, la respuesta a las anteriores y a muchas otras interrogantes similares se localiza en una palabra: congruencia. ¿Congruencia?

En efecto, el PRI está viviendo un impensable —y por eso histórico— cambio de piel frente al electorado. Un cambio que si no lo detectan los votantes y los adversarios, podría significar que no entienden nada de lo que está pasando en la política y en las elecciones mexicanas.

Por eso la pregunta. ¿Por qué Mikel Arriola será postulado como candidato del PRI al gobierno de la Ciudad de México? En realidad la respuesta la conoce todo aquel que haya estado atento, por ejemplo, a la ciudadanización de los candidatos a puestos de elección popular, que inició el PRI con la postulación de José Antonio Meade como candidato presidencial.

Y es que Mikel Arriola es uno de los más eficientes servidores públicos del gobierno federal, no solo porque hizo cambios fundamentales para la supervivencia del IMSS, sino porque no milita en partido político alguno y porque el suyo es un proyecto político de arranque, no de llegada, como sería el de José Narro, quien habría rechazado competir por la capital del país con las siglas del PRI.

Seguir leyendo…