Columna

Perdón y olvido, Francisco y Andrés

Van entre las aberraciones temporales y las desviaciones reversibles.

Florestán 

El papa Francisco y el presidente electo Andrés Manuel López Obrador enfrentan un dilema: el perdón y castigo, dice el primero, para los malos curas que por décadas abusaron de menores, y el perdón, pero no olvido para las víctimas de la violencia y familiares de los miles de desaparecidos en México, plantea el segundo.

El pontificado de Bergoglio ha sido marcado por el escándalo de la pederastia eclesiástica que aflora en el mundo, marcadamente en Estados Unidos y en Irlanda, epicentro de esta desviación.

Su viaje a Chile quedó marcado por su distancia con las víctimas de esos criminales, que luego quiso corregir con una declaración y más tarde recibiendo a las víctimas.

Seguir leyendo…