Columna

Ombudsperson carnala

Por Francisco Garfías

La división de poderes quedó hecha añicos en la Cámara alta. El Presidente de la República dio línea a los senadores para que eligieran a Rosario Piedra Ibarra. Y se salió con la suya.

Salvo el PAN, MC y algunos del PRI, los demás grupos parlamentarios le dieron a la excandidata a diputada federal de Morena la mayoría calificada que requería su elección: 76 votos a favor de los 114 emitidos.

Fueron necesarias tres rondas de votaciones en dos sesiones diferentes para que la piedra rodara. El martes pasado, el Ejecutivo Federal le puso el dedo públicamente a la hija de la activista Rosario Ibarra de Piedra.

Dijo textual en la mañanera:

“Mi opinión es que no sean sólo profesionales de los derechos humanos, en el sentido de que estudiaron una maestría, un doctorado en derechos humanos, pero son académicos.

“Yo prefiero más a la gente que ha padecido en carne propia las violaciones de derechos humanos, entregarles a ellos la encomienda”.

Seguir leyendo…