Columna

Nuestro gusto por la polarización

Por Enrique Quintana

En los últimos meses y años se ha desarrollado en México un gusto por la polarización.

No hablo de toda la población, pero sí de quienes tienen acceso a las redes sociales o de quienes tienen influencia en la opinión pública.

Y me refiero en los últimos años, porque no es algo que haya nacido con el triunfo de López Obrador, como a veces pareciera, sino que viene desde el sexenio de Peña.

Luego de un arranque que le reconoció los proyectos de reformas estructurales, el nivel de aprobación del presidente Peña se fue al piso.

A principios del 2013, Peña tenía un 50 por ciento de aprobación, que ya había caído a menos de 40 por ciento al arrancar 2015 y que estuvo en 17 por ciento en algunos meses del 2017.

Seguir leyendo…