Columna

Mi visita a Rosario Robles en Santa Martha Acatitla

Por Francisco Garfias

Día 115 de Rosario Robles en la cárcel. La vimos en un despacho del penal de Santa Martha Acatitla acondicionado como sala de visitas.

De entrada, me topé con una sorpresa cuando una de las dos mujeres que la custodiaban abrió la puerta y me pidió que pasara.

La encontré con su amigo en las buenas, en las malas y en las peores, como la de ahora: José Narro Robles.

Los dos le van a Pumas, son paisanos (de Coahuila), tocayos (por el Robles) y “pareja de baile”, nos dijo el exrector de la UNAM.

El doctor Narro se fue a los diez minutos de la llegada de este reportero. Dejó el penal con la promesa de regresar. “Ustedes tienen que hablar”, nos dijo.

Con Rosario hablamos de la pesadilla que vive cerca de una hora. La encontramos más delgada. “He bajado siete kilos”, asegura. Está muy consciente del momento por el que atraviesa.

Seguir leyendo…