Columna

México-EU: una relación extraviada

Por Jorge Fernández Meléndez

El cambio sexenal modificó la estrategia de seguridad y la relación con Washington. Peña decidió que no hubiera tantos canales abiertos y que todo se dirigiera a través de Gobernación, lo que no gustó en la Casa Blanca

Si alguien se pregunta cuándo se torció la relación actual entre México y Estados Unidos se podría responder que fue un día como hoy, pero del año 2001, cuando Al Qaeda secuestró cuatro aviones y los hizo estallar contra las Torres Gemelas y el Pentágono. Ese día y los subsiguientes, el gobierno federal, encabezado entonces por Vicente Fox, no supo cómo actuar y las desavenencias internas marcaron una relación que, apenas una semana atrás, con la visita de Fox a Washington, apuntaba a dar un giro notable y que terminó siendo simplemente fría, distante.

Cuando se dieron los ataques terroristas del 11/9, el gabinete de Fox se dividió: el canciller Jorge Castañeda habló públicamente de un apoyo incondicional, el secretario de Gobernación, Santiago Creel, y Adolfo Aguilar Zínser, entonces secretario del Consejo de Seguridad y luego embajador ante la ONU, no estuvieron de acuerdo en aquello de incondicional. Fox tardó demasiado en comunicarse con el presidente George W. Bush, en brindar apoyo y meses después, cuando se planteó el tema de la intervención en Irak, México, miembro entonces del Consejo de Seguridad de la ONU, terminó votando, junto con Chile, en contra de la intervención.

Seguir leyendo…