Columna

“Maneje con cuidado, puede atropellar a un candidato…”

López Obrador no la dejó pasar. Otra vez sacó a relucir al “innombrable” (Carlos Salinas) al reaccionar al nombramiento de Otto Granados como secretario de Educación. Parecía muy seguro de que Peña “le regaló un golazo a la Zidane” —para utilizar los términos del buen Federico Arreola— al poner al otrora vocero de Salinas de Gortari como sucesor de Aurelio Nuño, futuro coordinador de la campaña de Meade.

El líder en las encuestas sobre preferencias electorales —Reforma y El Universal lo colocan por encima de todos los demás— no parece ni tantito preocupado por el impacto negativo que pudiera tener la controvertida propuesta de amnistía a los jefes del narco. Hasta da la impresión de que le da lo mismo lo que piensen los secretarios de Defensa, Salvador Cienfuegos, y de Marina, Vidal Francisco Soberón, de las acusaciones que les hizo de que los utiliza “la mafia en el poder” para atacarlo.

Seguir leyendo…