Columna

Mancera, cada día más lejos y más cerca

Ahora botean en Twitter, no en la calle.
Florestán

Yo no creo que solo el protagonismo de Dante Delgado Rannauro haya sido el que puso el ultimátum a Miguel Mancera, porque veo al dueño de Movimiento Ciudadano al servicio de Ricardo Anaya y no del jefe del Gobierno.

Me refiero a la declaración que hizo al día siguiente de que el PRD, sus gobernadores y tribus, se pronunciaran a favor de Mancera como su candidato presidencial, en el sentido de que en el Frente, su candidato era Ricardo Anaya, para el gobierno capitalino Alejandra Barrales y que el jefe de Gobierno sería senador, cuando por ley, lo marca la Constitución, no puede al igual que los gobernadores.

Esto ocurrió mientras Mancera estaba en Chicago, donde se reunió con su homólogo Ralph Emanuel, con dreamers y firmó la Declaración Climática del C-40 con 39 pares de todo el mundo en un acto presidido por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

Pero no fue lejos Delgado Rannauro por la respuesta, la encontró en el segundo círculo, el PRD, que le recriminó el tonito, y el mismo Mancera que apenas llegó le reviró que los planteamientos tienen que ser del Frente, no de uno de sus integrantes, el más débil.

Y añadió:

Seguir leyendo…