Columna

Los tecnócratas de AMLO

Hace ya algunos años, cuando Andrés Manuel López Obrador era Jefe de Gobierno, conversaba con alguien que entonces era funcionario de la Secretaría de Hacienda. A unos pasos estaba su secretario de Finanzas, que a la sazón era Arturo Herrera, el tercero y último que ocupó esa posición.

El hoy presidente de la República le dijo al funcionario hacendario, señalando a Herrera: “¿Cómo ves? Nosotros también tenemos a nuestros tecnócratas. Pero los nuestros sí son buenos”.

López Obrador tiene esa convicción, no sólo de Herrera, sino desde luego de Carlos Urzúa, quien, en el gobierno de la capital, fue por un tiempo jefe de Herrera, como ahora lo es.

En ellos ha delegado una de las tareas más complejas del arranque de la administración: evitar que la cancelación del proyecto del aeropuerto en Texcoco fuera a producir una tormenta financiera.

El desafío no es nada sencillo. Hay un antes y un después de la cancelación de Texcoco.

El último día hábil antes de conocerse los resultados de la consulta sobre el aeropuerto, el dólar se cotizaba en 19 pesos con 36 centavos. Ayer por la tarde, estaba en 20 pesos con 54 centavos.

Seguir leyendo…