Columna

Los fantasmas de San Fernando y Cadereyta

Para los migrantes cruzar nuestro país es una verdadera epopeya en la que arriesgan su libertad y en no pocas ocasiones su vida. La mayoría proviene de comunidades muy pobres en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Hace mucho que la zona de mayor riesgo, para ellos, dejó de ser el cruce en el norte. Los espantos mayores ocurren, sobre todo, en Veracruz y Tamaulipas.

Los que buscan una mejor oportunidad en Estados Unidos, definen el paso por México como entrar en las fauces de una bestia. Triste descripción que revela la descomposición y el miedo.

En las últimas semanas 40 personas, todo indica que migrantes, fueron bajadas de autobuses por comandos armados en la carretera que comunica en San Fernando con Reynosa. No hay noticias de su paradero.

Seguir leyendo…