Columna

Los detalles de aquel domingo

No voy a descansar porque nunca me he cansado. Florestán

El viernes 29 de junio, en vísperas de las elecciones del domingo, el presidente Enrique Peña Nieto y José Antonio Meade comieron solos en Los Pinos.

Y allí hablaron de todo. De los días pasados, de las campañas, de lo que vendría el domingo, dominando en el anfitrión la idea del triunfo.

En un momento dado, el invitado le habló del plan B: derrota, respuesta y tiempos, cómo salir a reconocer, cuándo y qué decir.

Seguir leyendo…