Columna

Lo de la camioneta vale madre

Por Joaquín López Dóriga

En el Senado tiraron la ventana por la casa. Florestán

El punto de la discusión con el presidente Andrés Manuel López Obrador alcanza en ocasiones niveles que se mueven en el absurdo.

El fin de semana hubo críticas porque al visitar la fábrica de armas en Oriental, Puebla, llegó en una camioneta Suburban negra y no el Jetta blanco.

Primero, no es una novedad que el Presidente se desplace en ese vehículo en sus giras, lo utiliza hace mucho tiempo y me parece muy bien; segundo, claro que lleva otra con personal de seguridad, en lo que estoy totalmente de acuerdo, como con que una patrulla por delante y otra atrás, agregaría una ambulancia, para ya no entrar en más aspectos de seguridad y logística.

Seguir leyendo…