Columna

La ‘revolución’ en los sindicatos

Por Enrique Quintana

La profundidad del cambio que podría traer en México la reforma laboral que fue aprobada por los diputados el jueves pasado, no se ha calibrado correctamente.

Permítame hacer un poco de historia para dimensionar la trascendencia de ese cambio.

En gran medida, el verdadero constructor del Estado mexicano fue Lázaro Cárdenas.

Tras llegar a la Presidencia de la República se deshizo del ‘hombre fuerte’, Calles, que pretendía convertirse en el poder real y reorganizó el poder político, basando al PRM, que sustituyó al PNR fundado por Calles, con una estructura de cuatro sectores: obrero, campesino, popular y militar.

Al paso de los años, la urbanización del país quitó protagonismo al sector campesino; el sector popular nunca acabó de integrarse; el sector militar desapareció. Y, en contraste, el sector obrero se convirtió realmente en la base social más importante del partido en el poder y del Estado mismo.

Fidel Velázquez, como nadie, fue el retrato de esa simbiosis entre el poder y los sindicatos.

Seguir leyendo…