Columna

La receta falsa

Nada hay más rápido que necesite el presidente electo Andrés Manuel López Obrador que hallar una solución al fenómeno de la violencia y al problema de la inseguridad, que espera encontrar con la ayuda de las conclusiones de una serie de foros, que este martes arrancaron en Ciudad Juárez. López Obrador ha pensado fuera de la caja para abordar el fenómeno, como una amnistía limitada a quien participe del narcotráfico, o la despenalización de la amapola con fines medicinales, que según Olga Sánchez Cordero, la próxima secretaria de Gobernación, genera miles de millones de dólares, y México ha perdido por no participar del negocio del abastecimiento de los grandes laboratorios químico- farmacéuticos que la utilizan para hacer medicinas. Por ejemplo, la OxyContin.

OxyContin es producido por Purdue Pharma, la compañía estadounidense que, de acuerdo con un nuevo libro, Dealers, Doctors, and the Drug Company That Addicted America (Distribuidores, Doctores y la Compañía de Medicinas que hizo Adicto a Estados Unidos), escrito por la periodista Beth Macy, es la principal causante de la peor crisis de salud en la historia de Estados Unidos. La historia de Purdue Pharma y su pastilla adictiva es un preámbulo del territorio que quiere estar pisando el próximo gobierno de López Obrador, donde las ganancias para todos, menos los pacientes, y la avaricia de la riqueza rápida provocaron una tragedia en esa nación.

Seguir leyendo…