Columna

La oposición que viene

Los partidos de oposición al próximo gobierno serán, por lo menos en una primera etapa, testimoniales: el PRI y el PAN, tan disminuidos después de la elección, están en la búsqueda de reconstruirse y con serias posibilidades de rupturas internas.

El PRD nadie sabe qué hará, con buena parte de sus bases, las que quedan, tentadas a irse con Morena. Movimiento Ciudadano cuidará sus posiciones y tendrá que concentrarse cada vez más en el Jalisco de Enrique Alfaro.

Los demás están, simplemente, en la órbita de López Obrador, con el Verde como nuevo e incluso poderoso aliado.

La oposición futura a López Obrador girará en torno a causas, a movimientos sociales muy precisos y a las propias contradicciones del equipo gobernante y sus partidos.

Pero en el horizonte la principal preocupación opositora para López Obradordebe estar en los trabajadores que serán despedidos o que verán drásticamente disminuidos sus ingresos por las llamadas medidas de austeridad, que en el papel están muy bien, pero que en la realidad pueden paralizar la nueva administración.

Seguir leyendo…