Columna

La “estrategia de cordialidad” de AMLO

Me gusta la “estrategia de cordialidad” de AMLO con los gobernadores. El presidente electo da señales de que tiene muy claro que se acabó la campaña electoral y que hay que trabajar juntos, independientemente de los colores.

Sabe también que el que siembra discordia, cosecha tempestades.

Por eso ya no habla de imponer a los supercoordinadores estatales, lo que puso los pelos de punta a los gobernadores.  En corto les dice que se va a aplicar la Ley de Coordinación Fiscal Vigente, reveló el gobernador panista de Querétaro, Pancho Domínguez.

Es decir, los mandatarios estatales serán los que lleven la batuta en el reparto de los recursos federales en sus respectivas entidades.

Lamentablemente, algunos de los militantes de Morena no se han dado cuenta de que ganaron y son gobierno.

Está claro que no acompañan esta estrategia de apaciguamiento que empuja el presidente electo.

Seguir leyendo…