Columna

Irán, Estados Unidos: ni guerra ni paz

Por Gil Gamés

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil metió su cuchara en la olla del mondongo de las relaciones entre Estados Unidos e Irán. En 1988, el barco de guerra estadunidense USS Vincennes disparó contra un vuelo de pasajeros civiles de Iran Air y mató 290 personas. Estados Unidos dijo que confundió el Airbus A300 con un jet de guerra. Qué rápido se olvida todo, meditó Gilga. La mayor parte de las víctimas eran peregrinos iraníes en camino a la Meca.

En su discurso del estado de la Unión de 2002, el presidente George Bush, hijo, denunció que Irán formaba parte del “eje del mal” con Irak y Corea del Norte. En 2002, un grupo de oposición iraní reveló que Irán estaba desarrollando instalaciones nucleares, incluyendo una planta de enriquecimiento de uranio. Estados Unidos acusó a Irán de tener un programa clandestino de armas nucleares, cosa que Irán negó categóricamente. A los señalamientos siguió una década de desencuentros entre los inspectores nucleares de la Organización de las Naciones Unidas y el gobierno de Teherán.

Seguir leyendo…