Columna

Gobierno unipersonal

Está por verse si el problema de desabasto de combustibles se resuelve en este fin de semana, como dice el discurso oficial. Lo veo difícil. El problema es complejo. Seguirán las filas. Hay que armarse de muuucha paciencia.

El fast track sería la reapertura de los ductos, pero AMLO ya dijo que no va a ceder ante las presiones y los va a mantener cerrados. Pemex lo reiteró, ayer, en un comunicado: no habrá marcha atrás.

El asunto es que las pipas y carrotanques no alcanzan para abastecer gasolinerías. Tampoco tenemos la capacidad de almacenamiento suficiente para evitar la escasez.

Seguir leyendo…