Columna

Frente

Miguel Ángel Mancera ha aparecido en el teatro de las circunstancias para decir “no se vale dinamitar al Frente Ciudadano”, menos mal porque durante una semana el jefe de Gobierno parecía el dinamitero número uno.

La alianza del Frente Ciudadano ha sido una de las historias más complejas y novedosas de la reciente política mexicana, medita Gil mientras esquiva los jitomatazos. Eso piensa Gilga. No es para menos, varias fuerzas políticas disímbolas se han unido con el fin de construir un acuerdo que proponga una opción interesante para México. El Frente cruje, el Frente no cruje, el Frente va, el Frente no va. En una de esas reuniones secretas que todo mundo sabe que han ocurrido, el Frente se ha consolidado. Fue en Guadalajara en una reunión convocada por Raúl Padilla, los miembros del Frente charlaron, discutieron y produjeron al menos 10 columnas periodísticas mediante filtraciones debidamente producidas por el propio equipo de colaboradores de Padilla, si no qué chiste, si se trataba de una reunión secreta y las reuniones secretas siempre aspiran a ser públicas.

Miguel Ángel Mancera ha aparecido en el teatro de las circunstancias para decir “no se vale dinamitar al Frente Ciudadano”, menos mal porque durante una semana el jefe de Gobierno parecía el dinamitero número uno. Esta declaración proferida por uno de los pilares del Frente le dio vida al Frente. Al mismo tiempo, el PRD cerró filas en torno a Mancera para que éste sea el candidato que su partido impulse para la candidatura del Frente. Un-dos-tres-calabaza. Nadie sabe, nadie supo, pero el Frente va.

Seguir leyendo…