Columna

Evangélicos vivarachos

Por Gil Gamés

Dice Juan José Millás en una entrevista, sin desperdicio, de Claudio Rubio Rosell, publicada en su suplemento Laberinto de MILENIO, que eso que llamamos realidad es un delirio consensuado. Así las cosas, en una nota de Samuel Adam, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), reproducida por Animal Político, se informa que “el hijo del líder de iglesias evangélicas Confraternice, con las que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sostenido varias reuniones y les ha encargado repartir por el país la Cartilla moral, cobra como coordinador de los Servidores de la Nación de la Secretaría de Bienestar al mismo tiempo que es asesor jurídico de la asociación evangélica que dirige su padre, Arturo Farela”.

Qué evangélico el evangélico. Por cierto, aún no hemos hecho la cuenta de las investigaciones que MCCI y sus asociados periodísticos han realizado poniendo a la luz asuntos mayores de las contrahechuras de la vida pública nacional.

Seguir leyendo…