Columna

Es… eeeeel gaaaaas

Por Carlos Loret de Mola

Estaba muy difícil de creerse eso de que los apagones en la Península de Yucatán se debían a la quema de pastizales que sobrecalentaron las líneas de transmisión de energía eléctrica.

Sobre todo porque siempre ha habido quema y no habían generado estos apagones. Estaba muy difícil de creerse eso de que el lunes de la semana pasada el gobierno, a través del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), declaraba una emergencia operativa por falta de gas natural para generar energía eléctrica en la Península, y al día siguiente decía que estaban mal sus datos, que era una alerta equivocada.

Afortundamente, fue el propio presidente López Obrador el que zanjó las dudas: hay una crisis de abasto de luz en la Península de Yucatán y para evitarla anunció que se va a invertir en una planta de generación de energía eléctrica.

Seguir leyendo…