Columna

El fentanilo, los Chapitos y El Menchito

Por Jorge Fernández Meléndez

El tráfico de fentanilo comenzó a ser investigado en México apenas en 2017 y se han descubierto ya varios laboratorios. El primero de importancia fue uno que dirigía Li Chun Chiang, detenido el 9 de mayo de 2019 en Culiacán

El endurecimiento de la relación de la Casa Blanca con México comenzó desde la crisis migratoria, pero luego tuvo dos momentos clave: el levantamiento de Culiacán y el asesinato de las mujeres y niños, todos de nacionalidad estadunidense, en La Mora. Viene otro momento decisivo, más aún con la visita del Fiscal general, William Barr: la decisión de extraditar o no a Rubén Oseguera, El Menchito, el hijo de Nemesio Oseguera. Y todo, de una forma u otra tiene relación con el fentanilo.

Es la droga que cambió todo, el tipo de consumo y de consumidores, la droga que convirtió al negocio del narcotráfico en algo mucho más violento, más mortal, más rentable. El fentanilo y otro opiáceos generan unos 60 mil muertos por sobredosis cada año en EU. El efecto del fentanilo es cien veces superior al de la heroína y la dosis para consumirlo es mínima. Una dosis de fentanilo, en polvo o en pastilla, debe ser de 0.5 a 1.5 miligramos, cualquier cantidad superior a esa se considera mortal.

Seguir leyendo…