Columna

El fantasma de Colosio

Juegan con fuego los precandidatos presidenciales que, de manera deliberada o como simple herramienta electorera invocan al fantasma de Luis Donaldo Colosio.

Juegan a la destrucción institucional y la demolición de la democracia misma, cuando suponen, especulan y propagan la especie de que el PRI estaría preparando en el relevo de su candidato presidencial y que, por tanto, pudiera darse el cambio de José Antonio Meade.

Y juegan al peor juego electoral —el de la “guerra sucia”—, cuando siembran la duda sobre decisiones políticas que no competen a su partido, a su esfera de influencia y, sobre todo, cuando inventan groseros bulos sobre la candidatura del PRI.

Parece que no entienden que el único capacitado para calificar el acierto o el error en la postulación de un candidato es el ciudadano, investido en el traje de elector. Y que de eso se tratan las elecciones; de que el elector premie o castigue la selección de tal o cual candidato presidencial.

Seguir leyendo…