Columna

El antídoto antiTrump: votar

Mujeres, jóvenes y minorías fueron los protagonistas de la jornada electoral, pero la polarización sigue siendo feroz.

La elección del martes en Estados Unidos demostró que, pese a todo, la democracia sigue viva en ese país y que dos años de Trump han dañado el cuerpo social estadunidense hasta límites inimaginables en el pasado cercano, pero que ese cuerpo sigue generando anticuerpos capaces de derrotar la enfermedad que lo agobia.

Los demócratas recuperaron la Cámara de Representantes y los republicanos conservaron el Senado en unos comicios que los beneficiaban porque sólo se renovaba un tercio de la Cámara alta. En las elecciones para el Capitolio hay algunos datos notables que demuestran el creciente papel de las mujeres, los jóvenes y las minorías.

En la próxima Cámara de Representantes habrá más de cien mujeres que han ganado su escaño de mayoría (en Estados Unidos no hay ni cuota de género ni legisladores de representación proporcional). Entre ellas hay dos mujeres indígenas; dos musulmanas; está Alexandria Ocasio-Cortez, no pierda de vista ese nombre, una joven de padres puertorriqueños que hasta hace poco era mesera en un restaurante mexicano, que se convirtió en la mujer más joven en llegar a la cámara baja, con 29 años, es socialdemócrata y derrotó tanto a la maquinaria tradicional dentro del partido demócrata, en las internas, como a los republicanos.

Seguir leyendo…