Columna

Dos preguntas dos al Presidente

 No distinguen entre el dibujo y el garabato.

Florestán

En la crisis derivada de la decisión presidencial de combatir de frente el robo de combustible, que en los últimos 18 años superó cualquier capacidad de comprensión, Andrés Manuel López Obrador ha tomado la determinación de asumir el costo político, el desgaste social y la responsabilidad, que saludo y le reconozco, de ser la única fuente de información, tal y como ha instruido a los suyos.

En una interpretación equivocada de mi parte, ayer afirmé que su equipo lo había dejado solo en esta cruzada, pero hoy veo, y me documentan, que no es falta de solidaridad, sino su voluntad de encarar personalmente responsabilidad y comunicación, lo que lleva a un deterioro inevitable producto de la toma de decisiones y el disgusto social que se superará con resultados.

Esto ha llevado a dejar vacíos en la información porque ni es un especialista, que no tiene por qué serlo, ni tiene toda la información al detalle.

Seguir leyendo…