Columna

¡Devastador!

LOS ANGELES, CA.- Si este no es el final, parece serlo…

El impacto ha sido terrible, devastador, catastrófico para un futbol y hasta para una sociedad que ya no tiene claro cuáles son sus valores y su verdad. Rafael Márquez no representa sólo a Rafael Márquez. Representa a generaciones enteras de niñas y niños que veían en él una imagen a quien seguir.

Creo en la duda razonable y en el derecho que tiene cada persona de defenderse y demostrar su inocencia. Me gustaría que Rafael Márquez lograra alejar su nombre de las duras imputaciones que ha recibido. Quiero, más que “creo”, que lo puede lograr. El tiempo descubrirá la realidad. Donde no le sobra tiempo es en la cancha. A sus 38 años de edad, me parece imposible que sostenga hoy su carrera con el Atlas y con la selección mexicana en camino a un quinto Mundial. La cabeza de Márquez debe estar, obviamente, en otro sitio. Creo que va a ser difícil, prácticamente imposible que continúe con su carrera como futbolista. Me gustaría creerle más a Rafael Márquez que al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. El tiempo promete descubrir la verdad con Rafael Márquez, tiempo que, lamentablemente, se le agota en la cancha de futbol. Si este no es el final, parece serlo.

Seguir leyendo…