Columna

Cristos dolientes

Por Gil Gamés

La Semana Mayor se acercaba, Gil meditaba (aba-aba) acerca de la gravedad de los días que corren. El juicio, la decisión, la cruz, el dolor, la resignación, “no saben lo que hacen”. Gamés recordó que en otros años ha escrito una y otra vez sobre este grave tema. Aquí les ofrece esta muestra.

Rambal y anexas De todos los Cristos representados, Gil se queda con la creación inolvidable del actor mexicano Enrique Rambal. En estos días programarán en la televisión, como todos los años, esa peculiar pasión titulada El Mártir del Calvario, dirigida en 1952 por Miguel Morayta. Consuelito Frank y Manolo Fábregas actúan para la eternidad (bueno, es un decir) los papeles coestelares de esta película inolvidable en la que Jesús habla como abarrotero de los años 50, un gachupín extraordinario al que no siempre se le entiende lo que dice y por esa razón los mercaderes del templo, más mexicanos que el mole, tardan en desalojar.

Lo mismo pasa en la cruz, el ceceo de Rambal impide conocer a fondo el sufrimiento de Jesús.

Seguir leyendo…