Columna

‘Borges oral’

Gil cerraba la puerta de la semana en calidad de fiambre, solo faltaba cortarlo en finas rodajas para servirlo en el plato del desconsuelo. Así como lo oyen. Gamés caminó sobre la duela de cedro blanco y una fuerza magnética lo acercó a un viejo libro: Borges oral, publicado en el año del caldo de 1980 por Bruguera/Libro Amigo, desde luego hay nuevas ediciones. Estas páginas prodigiosas contienen cinco conferencias que Borges dictó en la Universidad de Belgrano en el año de 1979. Gil solía subrayar de forma salvaje páginas enteras. Algunos subrayados atraviesan la frontera del pasado para buscar el presente. Gamés arroja unos cuantos a esta página del fondo. Aquí vamos.

···

De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso sin duda es el libro. Los demás son extensiones de su cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de la vista; el teléfono, extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su brazo. Pero el libro es otra cosa, el libro es una extensión de la memoria y de la imaginación.

···

En César y Cleopatra, de Shaw, cuando se habla de la Biblioteca de Alejandría se dice que es la memoria de la humanidad. Eso es el libro y es algo más también, la imaginación. Porque, ¿qué es nuestro pasado sino una serie de sueños? ¿Qué diferencia puede haber entre recordar y recordar el pasado? Esa es la función que realiza el libro.

Seguir leyendo…