Columna

Anaya se hizo de tres partidos

Los hay inconformes con su normalidad.  Florestán

Cuando en el otoño de 2012 me refería a Ricardo Anaya como El Joven Maravilla, no pude medir hasta dónde sería capaz de llegar.

Eran los días en que Gustavo Madero, con Santiago Creel, del PAN, y Los Chuchos del PRD, hablaban permanentemente con Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, Aurelio Nuño, para sacar el Pacto por México, y todos felices fueron a firmarlo al Castillo de Chapultepec el día 2 de la Presidencia de Enrique Peña Nieto, y así siguieron de la mano en el correr de 2013. Se reunían en Los Pinos, cenaban, hablaban y abrazaban el proyecto peñista.

Como prenda de su capacidad queda el mensaje que de memoria dijo Anaya como presidente de la Cámara de Diputados, en el aniversario de la promulgación de la Independencia que encabezó Peña Nieto, el 5 de febrero de 2013 en el Teatro de la República en Querétaro.

Luego impondría su plan para hacerse del partido, como Roberto Madrazo hizo en el PRI, de 2002 a 2005, para desde ahí apropiarse de la candidatura presidencial.

Sin embargo, hizo eso y más.

Seguir leyendo…