Columna

AMLO y el NAIM: entre concesión y consulta

En estos tiempos se acercaron a la casa de transición unos, muchos fariseos… Florestán

El lunes, Andrés Manuel López Obrador hizo una de sus declaraciones más importantes: su posición como presidente electo sobre el nuevo aeropuerto, de la que quiero destacar algunos pasajes.

Primero, que la transcripción fue personal, pues en su página oficial ya no las reproducen, publican un boletín de prensa de aquellos del dijo, apuntó, subrayó, indicó, puntualizó, declaró, afirmó, sostuvo, indicó, puso de manifiesto, hizo hincapié, entre otras muletillas, una manera de matizar, eliminar y cuidar. López Obrador abrió diciendo que iba a ser objetivo, lo que entiendo como imparcial, aclarando que no se iba inclinar ni a influir por ninguna de las dos opciones, NAIM ni Santa Lucía, y acto seguido habló de las bondades de la base militar.

Luego le dejó caer la mano a su designado secretario de Hacienda, al revelar: Cuando me presentaron el dictamen los de la comisión de nuestro gobierno, Carlos Urzúa me dice, una de las ventajas que tiene (el NAIM) es que es autofinanciado, se puede concesionar, no requiere del presupuesto, que es el dinero de todos los mexicanos. ¡Y ahora resulta que sí, (que cuesta) 88 mil millones de pesos!

Seguir leyendo…