Columna

AMLO llegó “enseñando el ombligo” y contradijo a Romo

No es una novedad decir que Andrés Manuel López Obrador nunca ha sido candidato del gusto de los empresarios. El tabasqueño, quien promovió el eslogan “primero los pobres” en otras campañas, provoca desconfianza, miedo y hasta rechazo de los hombres del dinero.

El tabasqueño lo sabe. Quiso poner remedio a ese Talón de Aquiles en su tercera campaña presidencial. Nombró a Alfonso Romo, conocido hombre de negocios neoleonés, como enlace con los empresarios. Incorporó a Esteban MoctezumaTatiana Clouthier y a otros que defienden la libre empresa.

Seguir leyendo…