Columna

AMLO: información, comunicación, propaganda

Por Jorge Fernández Menéndez

Es una buena noticia que el presidente López Obrador haya anunciado que revisará el tema de los tiempos oficiales en radio y televisión. Son horas y horas que los medios de comunicación electrónicos deben ofrendar al gobierno para que sean ocupadas, regularmente, con mala propaganda, lo que afecta, hoy más que nunca, a los medios en su competitividad y su economía.
Los tiempos oficiales, sumados a los que se otorga a los partidos políticos, haya o no elecciones, son un impuesto a los medios y una forma de control. Una buena decisión del Presidente, el que esté dispuesto a revisar esa situación.

Más allá de ese compromiso formal, escuchando el discurso presidencial de ayer en la CIRT se comprende por qué en el gobierno federal se confunden tanto al distinguir entre lo que es información y lo que es propaganda, en lo que son los medios y lo que son las redes sociales, en la diferencia y distancia que existe entre cualquier ciudadano opinando desde un teléfono celular y un medio de comunicación electrónico o escrito.

Decía Mark Twain que “lo que causa problemas no es tanto lo que la gente ignora, como lo que saben y no es verdad”. Algo de eso sucede con la información en las redes. La distancia entre las redes sociales y los medios es tan amplia como la que existe entre la propaganda, el entretenimiento y la información. No es verdad que cada ciudadano es un medio de comunicación, como dijo ayer el Presidente. Un medio de comunicación debe informar, colocar la información en contexto, opinar sobre ella, su resultado es un trabajo colectivo que involucra, en ocasiones, a decenas de profesionales.

Seguir leyendo…