Columna

Al Presidente sí se le contradice…

Las madres trabajadoras están desesperadas por la decisión del gobierno de la Cuarta Transformación de retirar apoyos a las estancias infantiles. Ya fueron al Zócalo, a la Cámara de Diputados, movilizaron organizaciones de la sociedad civil, hablaron con periodistas. No hay modo.

AMLO es un hombre de ideas fijas. No les hace caso ni a los suyos. “Hay que acabar con la corrupción”, repite a manera de justificación.

El estribillo se volvió a escuchar en la mañanera de ayer: El dinero de las estancias se va a dar, sin intermediarios, a los papás:  mil 600 pesos  por hijo, cada dos meses, 300 mil familias más sujetas a cooptación.

Su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, salió más papista. Propone convertir a los abuelos en nanas.

  • Pero al Presidente sí se le contradice en su propio partido. Legisladoras de Morena como Lorena Villavicencio que, públicamente, se oponen a la medida. Hay muchas más de la fracción  guinda que tampoco están de acuerdo, pero sin hacer olas. “No quieren salir del anonimato”, subraya Lorena.

Seguir leyendo…