Columna

Adiós al sistema de partidos

No puedes pedir cosas extraordinarias a gente ordinaria. Florestán

Uno de los efectos del arrollador triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador es el fin del sistema de partidos vigente desde el siglo pasado, cuando se pasó del hegemónico PRI a un incipiente bipartidismo, PRI-PAN, a un nuevo equilibrio con la irrupción institucionalizada de la izquierda, PRD.

Y así la llevamos los últimos 25 años, PRIPAN-PRD, lapso en el que se dio la primera alternancia presidencial, PRI-PAN en 2000, para luego regresar PAN-PRI en 2012 y ahora la tercera, seis años después, con López Obrador que hizo de Morena, un poderoso movimiento en el poder.

Seguir leyendo…