CDMX

Sentencia para sacerdote pederasta en CDMX, victoria histórica: abogado

La sentencia condenatoria a 63 años de prisión que, tras diez años de lucha, recibió el cura Carlos López Valdez es emblemática en la Ciudad de México porque abre las puertas a otros juicios por pederastia en la capital, sentenció David Peña Rodríguez, coordinador jurídico del grupo Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social Asociación Civil y abogado de la víctima, Jesús Romero Colín

Quadratín

La sentencia condenatoria a 63 años de prisión que, tras diez años de lucha, recibió el cura Carlos López Valdez es emblemática en la Ciudad de México porque abre las puertas a otros juicios por pederastia en la capital, sentenció David Peña Rodríguez, coordinador jurídico del grupo Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social Asociación Civil y abogado de la víctima, Jesús Romero Colín.

“Esta es la primera sentencia condenatoria contra un cura católico pederasta en la Ciudad de México, no hay antecedente alguno y representa un parte aguas en la procuración de justicia en nuestra ciudad”.

Para la víctima, la sentencia es algo que ya no esperaba “no quería hacerme ilusiones, luego llegó y me cayó el veinte, pero me hizo recordar lo que viví en los últimos 10 años”, destacó que vivió muchas trabas, tanto con las autoridades eclesiásticas como con la Procuraduría General de Justicia capitalina.

Romero Colín denunció irregularidades por parte de la PGJCDMX, entre ellas los varios intentos por desestimar los cargos, así como de la Arquidiócesis quienes lo señalaron de atacar a la iglesia y buscar dinero a su favor, acusándolo de ser él quien provocaba al padre Carlos López Valdez.

“Afortunadamente ya se dictó la sentencia de 63 años contra el sacerdote, es una sentencia significativa que le da esperanzas a otras víctimas”; asimismo invitó a las demás víctimas a denunciar, ya que su sentencia sienta un precedente en el sistema de justicia.

David Peña Rodríguez denunció que por siete años, la Arquidiócesis mexicana encubrió al sacerdote para evitar que fuera presentado ante las autoridades civiles.

El abogado de Jesús, resaltó que su defendido ha sido triplemente victimizado, en primera instancia por el cura, luego por las autoridades capitalinas y en tercera instancia, las eclesiásticas, que mantuvieron en la impunidad casi por una década el caso de abuso sexual de Romero Colín.

Para todas las autoridades eclesiásticas que desestimaron las denuncias, Jesús Romero Colín solicitó respuesta sobre el tema, para enfrentarlos y escuchar su opinión acerca de la sentencia que la procuraduría capitalina consiguió contra el padre.

Para finalizar, el defensor señaló que la siguiente acción será buscar una reparación del daño moral, una denuncia penal por las irregularidades, así como buscar una estrategia para incluir a instancias internacionales, para que la iglesia dicte que va a hacer al respecto.

You Might Also Like