Mundo

Primero muro, luego reforma migratoria

El presidente DonaldTrump propuso negociar una solución para los 11 millones de ilegales en el país luego de que se aprueben fondos para el muro y se regularice a los dreamers

 

Con información de EFE y AP

 

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abrió ayer la puerta a negociar una reforma migratoria que resuelva la situación de los 11 millones de indocumentados que viven en el país, siempre y cuando primero se regularice a los dreamers y se aprueben fondos para construir el muro en la frontera con México.

En una reunión con legisladores en la Casa Blanca, Trump ofreció su respaldo a una reforma migratoria que se realice en dos fases: una primera ley centrada en cuatro prioridades suyas y una segunda destinada a arreglar otros problemas migratorios.

“La reforma migratoria integral será la fase dos. Aprobaremos esto y después nos meteremos con la (reforma) integral al día siguiente”, afirmó Trump. “Yo asumo la carga (política), no me importa”, añadió.

Agregó que el representante republicano, Bob Goodlatte presentará “en los próximos dos o tres días” una propuesta de ley para sustituir el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que protegía de la deportación a los dreamers. Sin embargo, no dio más detalles.

El Presidente respondió así a una declaración del senador republicano Lindsey Graham, quien le pidió aprovechar la “oportunidad” de ir más allá de la solución para los dreamers y abrir una vía a la ciudadanía para los migrantes.

Pero Trump no aclaró si apoya una vía a la ciudadanía para esos 11 millones de indocumentados, algo que podría suponerle un problema con su base electoral, que aplaudió su discurso antiinmigrante en la campaña de 2016 y considera que regularizar la situación de esos inmigrantes sería una “amnistía”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, evitó aclarar la postura de Trump en una conferencia de prensa, al asegurar que ese tema no se está negociando aún y que ya habrá “anuncios” cuando llegue el momento.

LA PRIORIDAD

Según Sanders, en la reunión de ayer se alcanzó “un acuerdo para negociar la legislación” que supondría la primera fase de la reforma migratoria.

Ese primer proyecto de ley se centrará en cuatro áreas: un reemplazo del programa DACA para que los dreamers puedan quedarse legalmente en el país, medidas de “seguridad fronteriza”, afrontar la “migración en cadena” que permite a ciertos inmigrantes facilitar la entrada al país de sus familiares, y acabar con la “lotería de visados”, dijo Sanders.

Trump anunció en septiembre el fin del programa DACA promulgado por Barack Obama en 2012, que protegía de la deportación a unos 690 mil jóvenes que llegaron al país de niños, conocidos como dreamers o soñadores.

Los permisos que amparaban a muchos de esos jóvenes han ido caducando desde septiembre, y el resto de ellos quedarán expuestos a la deportación si el Congreso no aprueba una solución permanente que reemplace DACA antes del 5 de marzo, la fecha límite que dio Trump al cancelar el programa de Obama.

Los demócratas quieren aprobar una ley que proteja de la deportación a los dreamers, y han vinculado ese tema a las negociaciones para aprobar un presupuesto para el gobierno federal, que deben concluir antes del 19 de enero.

Trump insistió ayer que la medida sobre DACA debe incluir “seguridad fronteriza” que, para él, es sinónimo de fondos para la construcción del muro, para el que eso dificulta la negociación, ya que financiar el muro es inaceptable para la oposición demócrata, que ayer dejó claro que su único objetivo sigue siendo reemplazar DACA.

“Los republicanos expusieron sus cuatro prioridades y los demócratas identificamos la nuestra: el Dream Act”, un proyecto de ley que regularizaría la situación de los dreamers, dijo el senador demócrata Dick Durbin.

You Might Also Like