Turismo

Tabasco conserva método ancestral para elaborar chocolate

En la finca “Cholula” se elabora el chocolate “El Chontal”, para el que se se cuida el cultivo del cacao y se respeta el hábitat de numerosas especies que forman parte del cacaotal, como el mono aullador, y árboles como el de la canela, el aguacate, el café y el cedro, que influyen en el sabor del producto final

 

Notimex

 

 

Villahermosa.- Quienes llegan a la finca “Cholula” se sienten en casa, ya que los anfitriones reciben a sus visitantes con una taza de chocolate revuelto con canela, para luego explicarles los secretos del cacao.

Luego de disfrutar dicha bebida, los turistas pasan por un camino boscoso en el que predomina ese cultivo, al que algunas civilizaciones prehispánicas convirtieron en moneda de cambio para realizar los trueques.

Por la vereda se ven diversas plantas y árboles que ofrecen su sombra a este importante insumo, el cual es utilizado en la gastronomía del país y de varias partes del mundo, indicó Ana Valenzuela, quien fue la encargada de guiar el recorrido.

Destacó la promoción del chocolate artesanal en Tabasco, y recordó que esta fue una de las primeras fincas en desarrollar esa técnica, por lo que permanece abierta al público.

En este lugar se elabora el chocolate “El Chontal”, para el que se se cuida el cultivo del cacao y se respeta el hábitat de numerosas especies que forman parte del cacaotal, como el mono aullador, y árboles como el de la canela, el aguacate, el café y el cedro, que influyen en el sabor del producto final.

“Aquí ha vivido mi familia y se puede apreciar la dinámica de una casa normal”, señaló la guía y recordó que los mayas hicieron una selección de cacao, lo que le dio una característica muy valorada en el mundo, como es el sabor del chocolate.

Detalló que en verano es cuando hay una cosecha fuerte y que en diciembre baja, para después recuperarse en mayo. En ese sentido, agregó que el color amarillo del cacao indica que está listo para recolectarse.

Sobre la producción del chocolate, refirió que se sacan las semillas de cacao y se depositan en un cayuco (barco pequeño) para luego ponerlas a fermentar, proceso que tarda entre tres y cuatro días.

Después, el producto fermentado se lava con agua y se seca al sol, posteriormente se tuesta en un cilindro especial y se le quita la cáscara para molerlo.

Ana precisó que ellos respetan la forma ancestral de elaborar chocolate, que luego mezclan con otros ingredientes para darle sabor, como la canela o la miel.

Parte del recorrido es que los visitantes participen en dicho proceso para que reflexionen sobre la importancia de conservar el método que los mayas practicaban para transformar el cacao en chocolate.

You Might Also Like