Arte

Artista plástico Rubén Rosas calibra su “Caleidoscopio”

Con su nueva exposición “Caleidoscopio”, el pintor mexicano Rubén Rosas renuncia al tema de sus pasadas obras (la magnitud del dolor) para dar paso a una propuesta que lleve a la introspección del espectador, pero ya sin dejos de tristeza

Notimex

Con su nueva exposición “Caleidoscopio”, el pintor mexicano Rubén Rosas renuncia al tema de sus pasadas obras (la magnitud del dolor) para dar paso a una propuesta que lleve a la introspección del espectador, pero ya sin dejos de tristeza.

Así lo podrá apreciar el público que asista al Salón dès Aztecas y otros recintos como el estudio de Jazzamoart, en la colonia San Pedro de los Pinos, donde abrirá la muestra conformada por casi 30 lienzos, en los que plasma el interés visual del artista en el vuelo y la belleza de las mariposas.

El nombre “Caleidoscopio”, refirió Rosas, surgió porque para trazar las figuras de las mariposas el artista utilizó cristales que encontraba en la calle o que conseguía en vidrierías, no obstante, aclaró, en su obra no hay protesta alguna en torno a la situación de la mariposa monarca o la tala de bosques.

Simplemente, explicó, el tema surgió meramente de un interés visual, de la forma misma de la mariposa y de su movimiento.

El año pasado, continuó Rosas, mientras caminaba por el monte, encontró un cristal roto que parecía una mariposa. Así, las dos ideas convergieron, y jugando un poco con los vidrios, el pintor descubrió que podía pintar diversas imágenes de mariposas con ellos.

Sus pinturas, expuso, buscan ser una simple invitación contemplativa de la belleza como una reconciliación con la vida. “No hay desdén por la vida”, afirmó en declaraciones difundidas hoy aquí.

Contrario a sus trabajos anteriores, el pintor explica que no busca reclamar o crear conciencia en torno a algún tema, simplemente busca que las imágenes atrapen al espectador, haciéndolo meditar e hipnotizarlo tal cual haría un caleidoscopio.

Las piezas, abundó, evocan una huída de la realidad, personal o del propio México, en donde somos bombardeados con imágenes agresivas y violentas, y por eso quiso retratar las partes bellas de la vida.

Rosas, quien es reconocido por críticos como Luis Carlos Emerich y Jorge Juanes como un artista excepcional, estudió la licenciatura en Artes visuales, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP). En esos años se interesó por el neoexpresionismo alemán, especialmente la obra pictórica de Anselm Kiefer y A.R. Penck.

You Might Also Like