Deportes, Futbol, Liga MX

América celebra 100 años de gloria y antagonismo

El Club América cumple 100 años de existencia siendo el más ganador del fútbol mexicano con doce campeonatos de liga

Quadratín

El Club América cumple 100 años de existencia siendo el más ganador del fútbol mexicano con doce campeonatos de liga

La escuadra fundada en 1916 se une a Pachuca, Chivas, Atlas y Atlante en el selecto grupo que puede presumir un Centenario, aunque la diferencia radica en los reflectores que se le asignan a lo largo de toda la República Mexicana.

Este festejo no ha iniciado de manera sencilla con la destitución de Ignacio Ambriz, sin embargo, la llegada de Ricardo Antonio La Volpe al banquillo ha renacido los deseos por un semestre de ensueño, donde hay tres títulos en competencia: Liga Mx, Copa Mx y Mundial de Clubes de la FIFA.

Un recorrido por la historia de este club es hablar de grandeza y de antagonismo, dos características que describen a la perfección al llamado Rey de Copas.

Fundación

En una casa de la colonia Santa María La Ribera fue el lugar cuando el 12 de octubre de 1916 Rafael Garza Gutiérrez y su primo Germán Núñez Cortina, estudiantes del Colegio Mascarones y quienes jugaban futbol, decidieron crear un equipo con los mejores jóvenes de su escuela.

La unión de los clubes Récord y Colón generó que ingresarán a la Liga Mayor en 1918, posteriormente, Pedro Cheto Quintanilla decidió que este equipo llevara el nombre de América, pues la fecha de su fundación coincide con el descubrimiento del continente americano.

La década de los veinte significó la consagración de América como equipo importante del futbol nacional con la conquista, en forma consecutiva, de sus primeros cuatro trofeos de liga (1925-1928), títulos que hasta la fecha no han sido reconocidos por la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut).

En 1943 inició la era profesional del balompié azteca y con ello América conoció a su acérrimo rival (Deportivo Guadalajara) que lo hizo ver su suerte durante varios años, pues el Campeonísimo firmó la obtención de siete títulos de Liga.

Llegada a Televisa

Luego de años de pobres actuaciones y logros nulos, llegó el 22 de julio de 1959 cuando Isaac Besudo vendió el club a Emilio Azcárraga Milmo, dueño de Telesistema Mexicano, hoy Televisa, quien convirtió a los llamados cremas en los Millonetas, el rival odiado de toda la Liga.

Azcárraga Milmo sin conocimiento en el aspecto deportivo, pero si en los negocios inició el estilo que se mantiene hasta la actualidad donde América compra a los mejores jugadores. Sin duda, una diferencia con respecto a Guadalajara que sólo utilizaba jugadores mexicanos.

Dicha inversión se vio reflejada con el primer campeonato de Liga en la temporada 1965-66 cuando el conjunto capitalino venció en la última fecha a los Tiburones Rojos del Veracruz en el estadio Olímpico Universitario con goles de Javier Fragoso y Jorge Coco Gómez.

De la mano del chileno Carlos Reinoso, quien llegó con poco cartel a México y después de su primer año se convirtió en un referente de la institución, América alcanzó su segunda Liga al derrotar a los Leones Negros de la Universidad de la Autónoma de Guadalajara.

Década de oro

Para muchos la mejor época de América fue en la década de los ochenta, donde se consagró como uno de los clubes más triunfadores con cinco Ligas, además de que incursionaron en torneos internacionales, mismos que ganaron (Copa de Concacaf y Copa Interamericana).

Jugadores como Antonio Carlos Santos, Daniel Brailovsky, Héctor Miguel Zelada, entre otros, llegaron del extranjero para complementar una base sólida que tenía como referentes a Alfredo Tena, Cristóbal Ortega y Juan Antonio Luna. Vencer a Pumas, a Cruz Azul y a Chivas (única final en la historia) fue el saldo que generó más aficionados y más detractores para los emplumados que vieron su sueño de ser uno de los protagonistas de México y del continente.

La temporada 88-89 fue la última tarde gloriosa en el Estadio Azteca antes de comenzar con un largo ayuno. Los tiempos difíciles invadieron al cuadro americanista con pocos reconocimientos.

Descenso y fracasos

Pese a lograr dos títulos con poca lucidez (Verano 2002 y Clausura 2005), América vio una de sus peores etapas con malos torneos y pocas participaciones en las fases finales, situación que lo llevó a pelear por no descender.

Michel Bauer fue contratado en 2008 para sanar el mal camino, sin embargo, pasó todo lo contrario, ya que los refuerzos de renombre no funcionaron, lo cual trajo un último puesto y continuar con el sufrimiento en la clasificación de conscientes. Un año bastó para un nuevo cambio en la directiva.

Luis Roberto Alves Zague encabezó un proyecto fugaz que se vio empañado debido al pobre funcionamiento del equipo, el resultado, su salida por la puerta de atrás.

2012 fue un año de reestructuración y un cambio que hasta la actualidad agradecen los millones de seguidores del Ave, esto tras la llegada de Ricardo Peláez a la dirección deportiva.

Era Peláez

Cuatro años bastaron para que el ex futbolista lograra regresar a América a la cúspide de la Liga Mx. Cuatro estrategas (Miguel Herrera, Antonio Mohamed, Gustavo Matosas e Ignacio Ambriz) y la misma cantidad de campeonatos (dos de Liga y dos de Concacaf) reflejan esta exitosa gestión. Otro de los cambios significativos fueron los fichajes de poco renombre.

Michael Arroyo, Moisés Muñoz, Rubens Sambueza y Osvaldo Martínez llegaron cuestionados y a la postre se forjaron como los nuevos ídolos del americanismo. Entre otros logros se destacan dos participaciones en el Mundial de Clubes y ser el equipo más popular de México al superar a su acérrimo rival, esto de acuerdo a varios estudios.

Dichas distinciones y reconocimientos deberán ser amparados al final del presente semestre, para que el festejo pueda ir acompañado de más alegrías. Afición La parte más importante de un equipo es sin duda la afición.

Aquellas almas que gritan, gozan, lloran y critican son las que hacen grande a una institución y en este caso, han hecho enorme a las Águilas.

Un estilo de vida, un ritual, un gusto o de cualquier manera que se toma esta pasión es digna de reconocer y aplaudir, porque un México sin América no sería el mismo.

You Might Also Like