Arte

Museo Carrillo Gil albergará primera retrospectiva de Carla Rippey

La exhibición está organizada en dos núcleos principales, como un recorrido cronológico documentado, al mismo tiempo que es un diálogo visual entre obras específicas provenientes del archivo personal de la artista y de la colección del museo
Notimex
México.- Cuatro décadas de trabajo artístico en resistencia a las corrientes academicistas y rigidez canónica, son recogidas en la exposición retrospectiva “Carla Rippey. Resguardo y resistencia, 1976-2016”, que estará abierta a partir de mañana en el Museo de Arte Carrillo Gil.La primera muestra retrospectiva de la artista en México presenta aproximadamente 90 obras de distintas disciplinas como fotografías, libro de artista, dibujos, grabados e instalaciones, además de una obra inédita de gran formato, la más grande gráfica realizada hasta ahora por la artista de nombre “Cuando mi sangre no era mi sangre”.

Carlos Palacios, curador de la exposición, explicó en conferencia de prensa que la exhibición está organizada en dos núcleos principales, como un recorrido cronológico documentado, al mismo tiempo que es un diálogo visual entre obras específicas provenientes del archivo personal de la artista y de la colección del museo.

Por su parte, Carla Rippey expresó la importancia que tiene para ella estar presente en el Museo Carrillo Gil, pues fue en este recinto donde realizó su primera exposición individual en 1985 y la ha acogido en otras cuatro ocasiones.

“Pensé que el hacer una exposición retrospectiva podía ser un recorrido de cómo ha cambiado el arte en México desde que yo me quedé en 1973, pero no es eso, aunque puede ser un punto de referencia, porque el mundo del arte a veces toma una dirección cuando yo tomaba otra, o yo seguía en la misma dirección, mientras el mundo del arte iba a 4otro lado”, comentó la artista.

A partir de lo anterior, la exposición toma como estandarte en su título la idea de resistencia, por el hecho de que en algún momento, Rippey se aventuró a las vanguardias artísticas, reservándose del ejercicio academicista de las técnicas canónicas del arte gráfico.

“Su obra se sustenta, inclusive a contracorriente, es decir, se resguarda quizás de las formas que se dibujaron en la historiografía del arte contemporáneo en México”, abundó Palacios.

Para entender el concepto de resguardo basta revisar en su obra plástica fundamentada en la construcción de narrativas propias a partir de la recuperación de imágenes previas.

Por medio de la intervención y la yuxtaposición de imágenes fotográficas, dibujos y grabados, Carla Rippey creó un amplio imaginario visual y plástico con el que explora de forma versátil y original una diversidad de temas, siendo la mujer un recurrente simbólico, desde su femineidad y su reivindicación política hasta su traslación desde un universo dominado por imágenes de archivo.

La multiculturalidad, los polos territoriales y el flujo migratorio, la identidad y el género, son otros tópicos que se muestran a la par, a través de la transformación de las imágenes como una forma de regresar al pasado y descubrir su inmanencia en el presente.

Desde 1976, Carla Rippey, nacida en Estados Unidos, se ha dedicado a expandir las posibilidades del dibujo y las artes gráficas desde un amplio catálogo de técnicas y soportes.

A pesar de que su discurso creativo se mantiene en los márgenes de la figuración y la actitud en contracorriente, ella misma afirma que “ha sido una serie de encuentros y desencuentros con el mundo del arte”, no obstante, se siente profundamente arraigada en ello y en México.

You Might Also Like